6 prácticas para desarrollar líderes emocionalmente competentes

El pasado jueves participé en una mesa redonda del II Congreso Internacional de Psicología del Trabajo organizado en Valencia por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

La mesa trataba sobre Emoción y Productividad. Y di una conferencia, ‘Líderes emocionales, líderes rentables’, sobre cómo los coaches ejecutivos podemos contribuir a desarrollar competencias de gestión emocional para conseguir organizaciones más rentables.

Los miembros de la alta dirección de las empresas se enfrentan hoy a una gran variedad de presiones y altas expectativas de diferentes agentes en el mundo corporativo. Las respuestas a estas demandas tan exigentes varían de unas personas a otras, como varía el carácter detrás de esas respuestas.

Utilizando la clásica distinción psicológica que define la personalidad como la combinación del temperamento (algo biológico y no modificable) y del carácter (algo adquirido y modificable), el enfoque de coaching ejecutivo que utilizamos en AddVenture se dirige a desarrollar y transformar el carácter de los líderes con los que trabajamos.

Este carácter, que es único en cada uno de nosotros, viene configurado por los procesos psíquicos fundamentales: percepción, cognición, emoción, motivación y acción.

Salud emocional del líder

Cuando hablamos de culturas empresariales ineficientes, o incluso tóxicas, hablamos de líderes que responden ineficiente o inadecuadamente a las demandas del entorno. Los líderes con una deficiente gestión emocional tienden a crear esos contextos de baja motivación, desunión, desconfianza…

Y con mucha frecuencia, ello perjudica la salud emocional de todos los involucrados, incluida la de esos mismos líderes, repercutiendo negativamente sobre la productividad organizativa.

Un buen liderazgo exige desarrollar de modo consistente una estabilidad interior que es fruto de una buena salud emocional. Y esto es algo que los psicólogos que nos dedicamos al coaching ejecutivo podemos promover en nuestros clientes.

Cuentan que Miguel Ángel ante el asombro general que despertó la perfección de ‘La Piedad’, escultura que el artista del renacimiento realizó con solo 23 años y a partir de un único e impresionante bloque de mármol blanco de Carrara, afirmo: ‘la escultura ya estaba dentro. Yo solo he eliminado el mármol que sobraba’.

Siendo quizá excesivamente pretencioso, me gusta pensar que el coaching ejecutivo es como cincelar el carácter de un cliente. Durante el proceso, se quita el mármol que sobra para obtener la brillante persona y profesional que hay debajo. La excesiva pretensión viene del hecho de que no somos nosotros, los coaches, los que quitamos el mármol; sino que lo hace el propio cliente en un proceso facilitado por nosotros, los coaches.

6 prácticas de desarrollo de la competencia emocional

En la dimensión más emocional del carácter, hay 6 habilidades transformadoras que con el coaching podemos desarrollar en nuestros clientes:

  1. Contar historias o ‘story-telling

    En 2018, la formación para contar historias está de moda entre los ejecutivos. La mayoría de grandes empresas cuenta con programas de formación para que sus directivos aprendan a contar mejores historias, de modo más atractivo, convincente y auténtico. Ello les permite conectar mejor con los clientes, con sus equipos y otros stakeholders relevantes; les hace más inspiradores e influyentes. Como ejemplo, compartí una historia sobre la Madre Teresa de Calcuta.

  2. Desarrollar la auto-consciencia (self-awareness)

    Hay múltiples modos de hacerlo, desde desarrollar el observador desapegado, al uso de un diario matutino o vespertino; o simplemente, desarrollando la capacidad para estar presente.

  3. Practicar la vulnerabilidad para construir confianza

    No se trata de desnudarse (metafóricamente), ni de compartir tus miedos o traumas a diestro y siniestro. Es más el resultado de un cada vez mayor auto-conocimiento, que estimula la confianza en uno mismo y la humildad, y te lleva funcionar con más autenticidad y menos máscaras. Y eso crea empatía, mejores conexiones y confianza.

  4. Involucrar al equipo alrededor de un propósito compartido.

    En AddVenture contamos con varios enfoques para apoyar a un líder a trabajar el propósito compartido con su equipo. Aquí, nuestra referencia es Viktor Frankl.

    La primera fuerza motivante del hombre es la lucha por encontrarle un sentido a su propia vida... Viktor Frankl. Pablotovar.com

  5. Gestión del estrés.

    Tenemos varios modos de abordar la gestión del estrés, uno de ellos es la re-significación de determinados conceptos o cambio de creencias. Por ejemplo, sobre la idea de éxito, yo utilizo y comparto con clientes la del gran coach John Wooden.

    Cita John Wooden - El éxito es La Paz mental que nace como resultado de la íntima satisfacción de saber que uno hizo lo mejor que pudo para convertirse en lo mejor que uno es capaz de ser.

  6. Desarrollar el optimismo o la positividad en el cliente.

    Aquí tenemos montones de recursos a nuestro alcance desde la psicología positiva. Un vídeo que utilizo con cierta frecuencia en mis programas de desarrollo del liderazgo es el siguiente, que para mí es un canto a no dejar nunca de hacer aquello que anhelas y te gusta, por difícil que sea y en contra del sentido común o de lo que opine la mayoría, incluso aquellos que te quieren. Si renuncias a tus sueños, ya solo estás esperando pasivamente a que llegue el día de tu final.

 

 

Todos estos enfoques nos ayudan a crear líderes más emocionales y emocionantes, líderes empresariales que conectan como nunca antes con los demás, que inspiran, ilusionan, hacen soñar y comprometen a su gente de modo extraordinario.

Cuídate, P.